jueves, 5 de noviembre de 2009

CELEBRASAO

Fue muy bien. El placer de algo que va MUY BIEN, de sentarse y dejar que corra. De aplausos largos.
Gracias honestas a todos los que vinisteis.


Y gracias a Nacho Vigalondo, el padre de todo.

Para los interesados en ver los resultados, deciros que a partir de ya nos metemos en una selva de ediciones, jungla y lucha con empresas como Vice o... Vodafone! Gracias a ellos también, claro!
Y en unos días/semanas suponemos que ya se podrán ir viendo las pastillitas.
Luego, el Ultrashow en sí, ya se demorará un poco más, que lo queremos hacer con mimo extremo. Ya vamos avisando!

PD: Ah, oh, y en pocos días lo que está claro es que vamos a colgar el nuevo Venga Monjas. Está ya más que terminado, ya habla, pero estamos esperando el permiso de Doropaedia y Radio 3, que son los mecenas en este caso.
De la poca gente que ya lo ha visto, se han quitado todos el sombrero, bien!

5 comentarios:

la abuela bloguera dijo...

La idea de Nacho Vigalondo, MUY SERIO con su cámara, muy profesional, como ajeno a lo que estaba ocurriendo, pero a la vez muy metido, paseando muy ajetreado por todo el teatro, mientras todo el auditorio se descojona con la idea de Miguel Noguera del hombre que expresa su satisfacción en el momento de correrse.

Felicidades por todo, disfruté mucho.

VENGA MONJAS dijo...

ABUELA.
Oye, no sé, ¿POR QUÉ NO SALUDASTE JODER?
¿eras esos dos tíos de pie, en la pared izquierda?
Hubieron dos tíos de pie, dos jóvenes, que nos impactaron mucho, igual más que el propio Ultrashow. LO DABAN PUTO TODO.

BurninPercebes dijo...

PASHA,

KUANDO SEPAIS SI SE PUEDE NO DUDEIS EN ABISARNOS PORFAPLIS

Patricil dijo...

Nacho Vigalondo se tapó la boca con la mano durante el ultrashow. Al salir no le hizo falta ir a cenar porque tenía el estómago lleno de carcajadas.

la abuela bloguera dijo...

No saludé, es cierto, pido disculpas.

Imaginaos un personaje que se os acerca ofreciendo su mano y dice, "hola, soy la abuela, la abuela blogeura"

¿Cómo decir esta frase y mantener un mínimo de dignidad? Tendré que ir viendo como salgo de ésta.

En cualquier caso lo que sí os puedo decir es que no era esos dos personajes del pasillo, ninguno de ellos era yo.